LA ORACIÓN DE NIETZSCHE

Oración al Dios desconocido

Antes de proseguir en mi camino
Y lanzar mi mirada hacia adelante
Una vez más elevo, sólo, mis manos a ti,
En la dirección de quien yo fuese.


A ti, de las profundidades de mi corazón,
He dedicado altares festivos,
Para que en cada momento
Tu voz me puede llamar.

Sobre estos altares está grabada en fuego
Esta palabra: "al Dios desconocido"
Yo soy tuyo, aunque hasta el presente
Me ha asociado a los sacrílegos.

Yo soy tuyo, a pesar de los lazos
Me tiran hacia el abismo.
Incluso queriendo huir
Me siento forzado a servirte.

Yo quiero conocerte, oh desconocido!
Tú que me penetras en el alma
Y qué torbellino invades mi vida.
Tú, el Incomprensible, mi semejante.
Quiero conocerte y servir a ti.

Friedrich Nietzsche

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Marcadores

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com